Viernes 21 de Septiembre de 2018

Programa
En Vivo

APUESTAN MEXIQUENSES POR LA LOMBRICULTURA, UNA ALTERNATIVA DE FERTILIZANTE SUSTENTABLE

Como una alternativa de sustentabilidad ambiental, agropecuaria y de la industria alimentaria en el Estado de México, la lombricomposta se convierte en una opción para que los productores realicen actividades agrícolas apegadas a métodos orgánicos amables con el medio ambiente y con la salud humana.
 


Ejemplo de lo anterior es Ciro Antonio Domínguez Arzate y su familia, quien tras 13 años de producir fertilizante por medio de la lombricomposta, conocen las bondades de este producto 100 por ciento orgánico, pues con la producción del mismo han podido constatar la nobleza que este fertilizante tiene no sólo para el medio ambiente sino también para las personas.
  

Una vez que han recibido la materia prima, es necesario realizar una medición del PH de la misma; después de aproximadamente 10 días es cuando la materia orgánica alcanza los niveles de PH adecuados, ha soltado los lixiviados y ácidos necesarios, ha iniciado un proceso de pre-fermentación adecuado para el alimento de las lombrices.
  
Silenciosas, pero constantes, los millones de lombrices trabajan a través de su digestión enriqueciendo la materia prima orgánica con bacterias, fitobacterias y algunas enzimas que darán nuevamente vida a la tierra con fines de cultivo.
 
En este paso, el trabajo de la familia Domínguez es alimentar a las lombrices con una capa de materia prima de aproximadamente 10 centímetros cada ocho días, mantener una temperatura de 25 grados y la humedad de las camas a un 80 por ciento con un riego de tres veces por semana.
 
El agua de los tres riegos semanales se recolecta en cada ocasión hasta producir un lixiviado de lombriz que pasa a una cámara de oxigenación para generar un proceso anaeróbico que acelera el trabajo de bacterias y fitobacterias, logrando que este líquido también sea un poderoso fertilizante orgánico y comercial.
 
Finalmente, llega el proceso de empacado, cuya presentación es en costales de 40 kilos en el caso del fertilizante sólido y tambos de 25 litros en el caso del material líquido.
 
Cada año, SILAgro produce aproximadamente 350 toneladas de fertilizante sólido y 10 mil litros de fertilizante líquido que, gracias al trabajo de las lombrices, va enriquecido con nutrientes, microorganismos, minerales benéficos para reactivar los suelos de cultivo, siendo sus principales clientes los productores de la zona hortoflorícola y la región papera del Estado de México.